Jordi Xammar y Nico Rodríguez siguen a tope en el Trofeo Princesa Sofía Iberostar. Con cuatro días por delante todavía, hemos hablado de otras muchas cosas con el patrón del “Movistar” y esto nos ha contado.

“Hemos hecho una pretemporada muy larga y muy dura. Fuimos a Miami con la intención de saber en qué punto estábamos y nos fue muy bien y al Sofía Iberostar hemos venido para certificar si realmente estemos en condiciones óptimas o lo de Miami fue algo esporádico. Y de momento se confirma que vamos por el buen camino”.

 

“Estamos muy contentos porque nos sentimos bien como equipo. Estamos haciendo las cosas bien y el trabajo con nuestro nuevo entrenador, Gideon Kliger, está siendo fructífero. Hemos creado una buena rutina de trabajo”.

“Con la plaza de país ya ganada, nuestras mentes están enfocadas en los Tokio 2020 aunque nunca está de más recordar que es importante seguir mejorando como equipo y como regatista individual y aprender todo lo posible””.

“Comparado con cómo estábamos en el Sofía Iberostar del año pasado, hemos cambiado mucho. Paso a paso estamos creciendo pero sabemos que las cosas vienen y van y que en cualquier momento nuestro buen estado puede cambiar. Dos malos resultado seguidos y todo cambia. Debemos estar preparados para cualquier contratiempo”.

“La experiencia que tuvo en Río 2016 fue impresionante. Es algo que tengo guardado y que me está ayudando mucho en la preparación para Tokio 2020. Estar en Río 2016 fue un sueño, el objetivo era llegar y lo conseguimos. Ahora el objetivo de cara a Tokio 2020 es volver de allí con una medalla”.

“Aún así, sabemos que la medalla es algo que puedes o no conseguir. En este deporte hay mucho factores en juego pero lucharemos por nuestros objetivos que son, como mínimo, llegar a Tokio sabiendo que estamos en plena forma para conseguir una medalla”.